• 55 5658 4497
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Boletines de Prensa

Boletín 5AC/15

México juzga a los transgénicos
Entramos en una nueva etapa en la defensa del maíz después de 21 meses de lucha judicial.
• El Poder Judicial Federal mexicano acepta iniciar el juicio del maíz transgénico.
• Hemos ganado 19 juicios de amparo entre las 91 impugnaciones intentadas por la agroindustria y las dependencias gubernamentales, en un total de 17 tribunales


Los tribunales federales estudiarán si la siembra de maíz genéticamente modificado dañará el derecho colectivo de los mexican@s a la diversidad biológica, es decir, si la contaminación de maíz con transgenes vulnera el derecho de utilizar nuestras razas nativas, así como el derecho que tenemos para aspirar a obtener más variedades, a partir de los nativos o de su par silvestre.
En la demanda argumentamos que el derecho a la utilización de las razas nativas incluye los derechos derivados: derecho a la salud, derechos de los pueblos originarios y derecho a la alimentación, lo que comprende el derecho a la comida mexicana como patrimonio inmaterial de la humanidad.
Sobre los riesgos que traería la siembra o liberación de maíz transgénico, el debate judicial que se inicia confrontará las evidencias de las partes. El tema central será el derecho humano de generaciones presentes y futuras a la diversidad biológica de los maíces nativos o criollos, considerando todo el complejo de agroecosistemas. Sin embargo, otros temas, como la salud o la producción de alimentos, también entran a debate judicial.
La sentencia final deberá establecer que la siembra comercial, o a gran escala, de maíz transgénico, dañará el derecho humano a la diversidad biológica. También deberá impedir que se siembre en nuestro país, señaló Adelita San Vicente de Semillas de Vida y Representante de la Colectividad demandante.
La posibilidad de juzgar a los transgénicos y ponerlos en México, cuna del maíz, implica intensificar nuestra lucha, llamar a sumarse a esta causa a la Colectividad amplia del maíz, no sólo a quienes firmamos la demanda sino a todas y todos los que se verían afectados por la contaminación de este grano, el más importante hoy por su volumen de producción y en esa medida el grupo de mieleros afectados por la siembra de soya transgénica representados por Jorge Fernández de MAogm se sumaron a la demanda.
Por su parte, Emiliano Juárez del Grupo Vicente Guerrero de Tlaxcala dijo: Los campesinos serían afectados al ser contaminados sus cultivos con transgenes y no tener la posibilidad de sembrar el maíz que ellos mismos le brindaron al mundo, también los grandes productores que verían cerrados los mercados interesados en maíz libre de transgénicos, demanda que cada día crece en el mercado mundial.
Por su parte, es fundamental que los consumidores de maíz se unan a la defensa de este grano que es la base de nuestra alimentación que además está presente en la mayor parte de los productos industrializados.
Las evidencias de daño a la salud se acumulan y por ello el rechazo de la mayor parte de los países del mundo (Europa se ha cerrado casi en su totalidad a la siembra de transgénicos, también China y Rusia han rechazado la importación) debe ser una alerta para que nuestro país rechace la siembra de transgénicos y empiece a solucionar la importación masiva de grano transgénico.
Es una falacia de los promoventes señalar que estas importaciones disminuirán con la siembra de transgénicos, se ha demostrado en los escasos países que siembran transgénicos (Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina y la India suman el 90 % de la superficie sembrada con transgénicos en el mundo) que los rendimientos no se incrementan, lo que sí aumenta es el uso de agroquímicos, señaló Cati Marielle de Grupo de Estudios Ambientales e integrante de la Campaña sin maíz no hay país.
En estos 10 años que ha estado vigente la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, mejor conocida como Ley Monsanto, la investigación en bioseguridad ha avanzado: Tenemos nuevos datos muy robustos en términos que deben ser contemplados por el Poder Judicial. Estos años han servido para
demostrar que la bioseguridad y el principio de precaución son los temas que deben primar en un asunto que nos afectaría a todas y todos los mexicanos.
Finalmente Rene Sánchez Galindo, abogado de la demanda, indicó que para llegar a este punto, tuvimos que ganar 11 juicios de amparo (9 que presentaron las corporaciones y 2 del gobierno federal a través de Sagarpa y Semarnat). Para afirmar que ganamos un juicio de amparo, antes deben resolverse todas las impugnaciones que se hayan intentado en el juicio colectivo o dentro de los juicios de amparo.
A estos 11 juicios de amparo que ganamos para que se admitiera nuestra demanda colectiva, se suman otros 11 juicios de amparo (9 que presentaron las corporaciones y 2 del gobierno federal), que combaten la medida precautoria. Juntos, los 22 juicios comprenden y representan las 91 impugnaciones intentadas por la agroindustria y las dependencias gubernamentales, así como las 26 impugnaciones que como colectividad promovente presentamos.
Podemos asegurar que el Poder Judicial Mexicano, como órgano supremo de gobierno, ha decidido iniciar el proceso para juzgar al maíz transgénico sin que se siembre durante el juicio, porque se trata de una decisión de varias instancias y distintos órganos. A la fecha han intervenido un total de 17 tribunales: 1 juzgado federal, 1 tribunal de apelación, 3 tribunales de amparo, 1 comisión administrativa, 10 tribunales colegiados y la Primera Sala de la Suprema Corte.
Más información con:
René Sánchez -0445554364248
Francia Gutiérrez -0445539226898



México, D.F. a 28 de febrero de 2015. Boletín 4AC/15
La colectividad del maíz gana cuatro amparos en dos semanas


Continúa la suspensión de autorizaciones para sembrar maíz transgénico en México.
Jueces reconocen el derecho superior de la Colectividad del maíz sobre el de las empresas semilleras trasnacionales.
La mañana del viernes 27 de febrero dos tribunales colegiados resolvieron dos amparos ordenando que se mantenga la medida precautoria que suspende la siembra de maíz transgénico y continuar la demanda de acción colectiva que en julio de 2013 promovieron campesinos científicos, defensores de derechos humanos, ambientalistas y artistas para defender al maíz informó por parte de la Colectividad que interpuso la demanda Emiliano Juárez del Grupo Vicente Guerrero.
Los amparos hoy resueltos se suman al que perdió la trasnacional Monsanto la semana pasada, que fue desechado por unanimidad y al que el miércoles 25 de febrero perdió la corporación Dupont, por lo que la demanda colectiva solo enfrenta un amparo más, mientras que la medida precautoria aún debe enfrentar cinco amparos. Las sentencias emitidas reconocen el derecho superior de la Colectividad del maíz sobre las empresas productoras de semillas en la defensa de la biodiversidad y de la calidad de nuestro alimento central. "Es claro que si siembra maíz transgénico en nuestro país éste contaminará todos los campos y nuestros alimentos; el efecto es similar al tabaco, tanto en la salud como en los campos, en el ambiente no puede evitarse la dispersión y en nuestro cuerpo el daño no se ve de inmediato." Señaló el productor Emiliano Juárez.
Por su parte Cati Marielle, una de las demandantes, en su calidad de investigadora del Grupo de Estudios Ambientales recordó que el Capítulo México del Tribunal Permanente de los Pueblos emitió la siguiente sentencia: "El gobierno mexicano, debe adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la conservación del maíz nativo como fuente principal de alimentación y como elemento cultural de cohesión y articulación social. Siendo México el reservorio genético de este pilar de la seguridad alimentaria mundial, se debe prohibir la siembra de maíz transgénico en el país."1
El abogado encargado del juicio colectivo, René Sánchez Galindo, detalló las resoluciones: "hoy el Quinto Colegiado Civil ratificó la medida precautoria, deberá repararse el derecho de audiencia a Dow Agrosciences, pero la suspensión de siembra seguirá surtiendo efectos; también hoy el Segundo Colegiado Civil desecha en definitiva un amparo de Pioneer Dupont. El pasado miércoles el Sexto Colegiado Civil negó un amparo de Dupont y la semana pasada el Cuarto Colegiado Civil, declaró improcedente otro amparo de Monsanto, todos los amparos buscaban levantar la suspensión de siembra por distintas vías".
Finalmente explicó que de un total de 22 juicios de amparo de agroindustria y del gobierno a través de SAGARPA y SEMARNAT, ya han sido superados 16, "solo nos resta un amparo de la trasnacional Syngenta que interpuso contra la demanda, y cinco más de Monsanto y también de Syngenta, contra la medida precautoria", explicó el especialista en derechos humanos y colectivos.
Mayores informes: Francia Gutiérrez - 0445539226898
René Sánchez - 0445554364248



Boletín de Prensa: 17 de Febrero del 2015

Alianza

Exigen se prohíba maíz transgénico y glifosato en alimentos y se etiqueten todos los productos que contengan transgénicos


El maíz transgénico importado e incorporado en alimentos de alto consumo para los mexicanos representa un riesgo para la salud, entre otros, por la presencia de glifosato y otros agro-tóxicos.
Los mexicanos tenemos derecho a: (A) Una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, y por lo tanto libre de tóxicos. (B) La información clara y completa sobre el contenido en nuestros alimentos; por ello exigimos etiquetado de todos los alimentos que contengan transgénicos, como ocurre en 61 países.
"Es muy preocupante que se estén importando 10 millones de toneladas de maíz de Estados Unidos y que no haya seguridad de que éste y sus agrotóxicos (glifosato, 2,4D, glufosinato, etc., y combinaciones) asociados no estén llegando a nuestro alimento. Una parte importante de este maíz es transgénico y la mayor parte tiene glifosato y otras substancias nocivas. Los alimentos derivados de cultivos transgénicos de algodón, soya, canola también pueden tener estos tóxicos. A pesar de la evidencia de toxicidad, La Comisión Federal de Protección y Riesgo Sanitario (COFEPRIS) ha autorizado 135 líneas de transgénicos para consumo humano y un porcentaje alto de ellas son tolerantes al glifosato. Los más recientes resisten también al glufosinato, y el 2,4D (cancerígeno), entre otros.
Los estudios científicos muestran que el glifosato es un disrruptor endócrino, que puede causar daño hepático y renal, así como malformaciones y otros daños en animales experimentales. Los químicos de los herbicidas y surfactantes penetran a las plantas y NO se pueden lavar. Los granos (Ejemplo: maíz transgénico) y oleaginosas (Ejemplo: soya transgénica) importados de Estados Unidos tienen concentraciones altas de glifosato no permitidas en Europa" señaló la Doctora Elena Álvarez-Buylla, experta en genética molecular del Instituto de Ecología de la UNAM, Presidenta de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS; Programa Agricultura y Alimentación).
"La COFEPRIS ha otorgado autorizaciones para el consumo de transgénicos, de las cuales el 50% son de maíz, exponiéndonos a las y los mexicanos a un grave riesgo, pues en México el maíz es la base de nuestra dieta: consumimos 329 gramos de maíz al día, que representa más del 50% de la ingesta calórica y 39 % de la ingesta de proteínas. Los datos científicos que hoy se exponen nos alertan sobre la necesidad de atender de inmediato la calidad de nuestros alimentos y llamar la atención a la Secretaria de Salud. El derecho a la alimentación inscrito en la Constitución en 2011 señala que los mexicanos debemos contar con una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. No podemos permitir que se nos exponga a un experimento al obligarnos a consumir cotidianamente maíz transgénico que, además de las secuencias genéticas incorporadas, tiene un alto contenido de herbicidas y otros tóxicos, y una muy baja calidad. El maíz que se importa de Estados Unidos tiene mayor contenido de almidones y azúcares, y menos proteína y fibra que el nativo mexicano; pues está hecho para engordar ganado. Por ello, el consumo humano aumenta el riesgo de padecer obesidad e incluso diabetes. Hoy más del 50% del maíz que se come en México es aún producido por los campesinos a partir de variedades nativas (criollas), este maíz es mucho mejor para la salud, incluso se ha demostrado que los maíces de colores contienen antioxidantes, que ayudan a prevenir enfermedades; además está libre de transgénicos y tiene hoy un sobreprecio en el mercado. Este maíz ha sido protegido por los campesinos que se han opuesto a la siembra de transgénicos, sin embargo hoy la autoridad de salud parece desconocer el tema y actúa con indiferencia e irresponsabilidad". Declaró Adelita San Vicente, Directora de la Fundación Semillas de Vida y miembra de la Campaña Sin maíz no hay país.
Por ello, exigimos que: 1. Se prohíba el maíz transgénico y/o glifosato en alimentos. 2. Se etiqueten todos los alimentos que se hayan hecho a partir de cultivos transgénicos y/o tratados con faena (glifosato) u otros herbicidas (por ejemplo, el 2,4D). 3. Se regule el uso de estos tóxicos de manera más estricta; en beneficio de la salud pública, evitando que lleguen a nuestros alimentos.
Estas demandas se sustentan en evidencia científica que será entregada a COFEPRIS, y se resume en:


1. Casi 9 de cada 10 de las líneas transgénicas en el mercado son tolerantes al glifosato, el principio activo del herbicida más usado en México, el llamado Faena. Los granos (Ej., maíz transgénico) y oleaginosas (Ej., soya transgénica) importados de Estados Unidos tienen concentraciones muy elevadas de este tóxico. Hasta hace poco más de 20 años en que no había transgénicos, los herbicidas se asperjaban en los campos antes de la siembra, y los cultivos raramente estaban en contacto con estos tóxicos. En las transgénicas tolerantes al Faena se asperja el tóxico directamente. Los cultivos transgénicos sobreviven con altas concentraciones de estos tóxicos, contaminando a los alimentos que se hacen con ellos.
2. El glifosato también se asocia con mayor incidencia de malformaciones en bebés de madres que viven cerca de siembras de transgénicos en Argentina y otros países. Se ha asociado con mayores alteraciones celulares y genéticas en trabajadores de soya transgénica. En Sudamérica y Estados Unidos, en donde se han sembrado y consumido masivamente los transgénicos los últimos 20 años, se ha reportado aumento en incidencia de enfermedades renales, hepáticas y cáncer en zonas cercanas a siembras de transgénicos y en la población en general.
3. El glifosato se acumula en el agua, suelo y en aerosoles; puede llegar al agua que tomamos.
4. Se ha detectado glifosato en orina, sangre y leche materna; los afectados, más propensos a enfermedades.
5. En algunos casos se usa este herbicida para facilitar la cosecha; incluso en no transgénicos (Ej., trigo).
6. El 2,4D, al cual son tolerantes las transgénicas recién aprobadas por COFEPRIS, es un probado cancerígeno y teratógeno (causa malformaciones al nacer) y se acumulará en estos cultivos.
Por su parte, la Alianza por la Salud Alimentaria exigió que se informe en el etiquetado de todos los alimentos y bebidas si contienen organismos genéticamente modificados como ocurre ya en 61 países, entre ellos los estados miembro de la Unión Europea, Rusia, China, Brasil, Australia, Turquía y Sudáfrica. "Es un derecho de los ciudadanos el acceso a la información y este derecho está violado por el gobierno mexicano que ha permitido que los transgénicos entren en nuestros alimentos sin ninguna información al consumidor", señaló Alejandro Calvillo miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria.
Desde abril del 2011 el Codex Alimentarius aprobó la posibilidad, a escala internacional, para que los países que lo deseen puedan identificar en las etiquetas los alimentos que contienen transgénicos. La Organización Mundial de Comercio, OMC, hacía 20 años que se oponía a la posibilidad de etiquetar los alimentos argumentando que era una barrera al libre comercio. En 2011, los Estados Unidos que eran el principal opositor al etiquetado, apoyando a las grandes empresas como Monsanto, lo aceptó. "Con la autorización del Codex Alimentarius al etiquetado de transgénicos ya no existe ningún argumento comercial para impedir su aplicación" subrayó Alejandro Calvillo.
Contacto Prensa: Rosa Elena Luna cel. 55-2271-5686; Diana Turner cel. 55-8580-6525,Denise Rojas cel. 55-1298-9928



Boletín de Prensa 30 de octubre del 2014
Audiencia CIDH: Destrucción patrimonio biocultural en México consentida y promovida por el Estado

Expuso sociedad civil ante Comisión Interamericana de Derechos Humanos
la destrucción al patrimonio biocultural en México consentida y
promovida por el Estado mexicano

• Se refirieron a los impactos que los mega desarrollos y autorización de transgénicos han ocasionado a pueblos indígenas y equiparables.

• Pidieron visita del Relator sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y del Comisionado responsable en México para conocer de primera mano los impactos en las comunidades por la falta de consulta y participación que se da en algunos de los proyectos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concedió una audiencia en su sede en Washington D.C. este 30 de octubre de 2014 a organizaciones sociales, académicos y representantes de comunidades indígenas para hablar sobre la destrucción que se está llevando a cabo en el país del patrimonio biocultural de México debido a la autorización de diversos megaproyectos, así como por la ausencia de legislación y política pública culturalmente adecuada para los pueblos indígenas y comunidades equiparables.
Catorce organizaciones de la sociedad civil, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCSS) y los pueblos maya, nahua de la Sierra Norte y la tribu Yaqui, solicitaron a la CIDH audiencia temática para exponer un patrón sistemático de violación de los derechos humanos de los pueblos indígenas y campesinos.
En la audiencia se expuso que en México el 70% del territorio tiene potencial minero, el 35% del territorio nacional ha sido concesionado entre los años 2000 y 2010 por un total de más de 29 mil concesiones mineras otorgadas por el Estado mexicano. Alrededor del 17% de estas concesiones ‐ 5,087 títulos‐ se encuentran dentro de alguno de los territorios indígenas. En algunos casos, las
concesiones ocupan todo el territorio ancestral como es el caso de kiliwas, kikapoo, cucapás, pimas y guarijios. En la Sierra Norte de Puebla, el gobierno ha expedido 103 concesiones mineras, correspondientes a 912 mil 281 hectáreas, espacio que representa el 18% de ese territorio. Dichas concesiones se traslapan con los territorios ancestrales de los pueblos nahuas y totonaco.
Otro de los temas vinculados al patrimonio biocultural expuestos ante la CIDH son las
autorizaciones para la siembra de organismos genéticamente modificados (OGM) en México y la amenaza que esto representa para el maíz, alimento ancestral y fundamental de la cultura y sobrevivencia de los y las mexicanos.
"Debido a la política del Estado en parte del país, se ha sustituido el maíz indígena por el mejorado e híbrido, principalmente en áreas de riego y de temporal con buenas condiciones de lluvias anuales. El 92% proviene de pocas empresas transnacionales, que no tienen la obligación de certificar de dónde obtuvieron su germoplasma y tiene la protección de obtentores en la ley de semillas de 2007".
Así mismo, en la Península de Yucatán han sido autorizados, sin consulta previa libre e informada al pueblo maya –tal como lo contempla el Convenio 169 de la OIT–, varios permisos para siembra de soya genéticamente modificada, entre los que destaca un permiso para siembra comercial de 253 mil hectáreas. Ante esta arbitrariedad comunidades y organizaciones mayas de los estados de Campeche y Yucatán interpusieron tres amparos, en cuyas sentencias el Poder Judicial reconoce la
arbitrariedad, falla a favor del pueblo maya y deja sin efecto este permiso. Actualmente, dos de estos tres juicios están a cargo de tribunales colegiados y uno de ellos ha sido atraído, dada su relevancia, por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Cabe mencionar que, aún con las sentencias que prohíben estos cultivos y en claro desacato a la restricción judicial, este año se sembró soya transgénica en el estado de Campeche.
Las peticiones hechas a la CIDH incluyen realizar un trabajo masivo de difusión en su Informe Regional sobre el Derecho a la Consulta; solicitar información al Estado mexicano respecto de los mecanismos de consulta vigentes en casos de proyectos de supuesto interés público y los mecanismos para evaluar la sostenibilidad ambiental de los proyectos y su impacto sobre el patrimonio biocultural, sobre todo en el contexto de la reforma energética; que la Relatoría sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas realice una visita en conjunto con el Comisionado responsable en México, a fin de que recuerden al Estado mexicano sus obligaciones internacionales, específicamente relacionados con el derecho a la consulta, a la participación y a la información, al derecho de acceso a la justicia, así como a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.

Contacto: Luis Arturo Carrillo Sánchez
Celular: 9999951480
Contacto: Luis Arturo Carrillo Sánchez
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



México D.F. a 16 de octubre de 2014.


Sólo las y los campesinos son capaces de alimentar a la humanidad con alimentos sanos y una producción agroecológica
• Existen datos suficientes para afirmar que el modelo de producción industrial de alimentos es insostenible por su vulnerabilidad al cambio climático, dependencia del petróleo, y los daños a la salud y al ambiente.
• Los transgénicos son la máxima expresión de este modelo ecológicamente frágil y socialmente injusto.
• Urge visibilizar la agricultura campesina y retomar el control de las semillas por parte de campesinos y productores.
• La agricultura campesina de base agroecológica es el único camino de alimentarnos en una forma que beneficie a nuestra salud y a quienes producen alimentos sanos.


En el Día Mundial de la Alimentación destacados académicos y campesinos reiteran el llamado urgente a modificar la forma de producción de alimentos que ha generado graves daños a la salud de la población mundial, a la fauna y al ambiente.
El Dr. Miguel Altieri de la Universidad de Berkeley, fundador de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología (SOCLA) afirmó que la producción industrial de alimentos solo produce el 30% de los alimentos y propicia las condiciones que perpetúan el hambre, la obesidad y el desperdicio de alimentos. Esta situación demuestra la falacia del planteamiento, repetido múltiples veces, sobre la necesidad de la agricultura industrial para generar una mayor cantidad de alimentos para una población creciente. Si en algunos países se desperdicia hasta una tercera parte de los alimentos, mientras que en otros el hambre acecha, es evidente que existe una distribución injusta de los alimentos.
No sólo hablamos de la falsedad del modelo en términos del acceso y la cantidad de alimentos, también la calidad de la comida que se produce bajo este modelo es altamente cuestionable. Así como la depredación ambiental que esta forma de producir alimentos genera. "Este modelo se funda en premisas filosóficas falsas, esas premisas necesitan ser expuestas y criticadas para avanzar hacia una agricultura verdaderamente sostenible. Esto es particularmente relevante en el caso de la biotecnología, donde la alianza de la ciencia reduccionista y una industria multinacional monopolizada, perciben los problemas agrícolas como simples deficiencias genéticas de los organismos." Sostuvo Miguel Altieri.
Lejos de esta visión reduccionista, la Agroecología camina de la mano con la agricultura campesina propiciando una visión amplia y profunda de los procesos naturales que se involucran en la agricultura, para proponer alternativas de manejo basadas en los propios ciclos presentes en la naturaleza, en la diversidad y en el conocimiento tradicional.
Por su parte, la Dra. Elena Álvarez-Buylla, Coordinadora de Campañas de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad e Investigadora del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) profundizó sobre los graves daños a la salud que este modelo ha generado. En Estados Unidos, máximo exponente de este modelo, crecen las evidencias científicas que relacionan el creciente uso de glifosato y de las proteínas Cry –ambos ligados a los transgénicos- con el aumento de alergias, de enfermedades autoinmunes e incluso de enfermedades mentales en niños.
Los transgénicos es una tecnología que ha sido rechazada en la mayor parte del mundo, sobretodo en Europa, incluso en últimas fechas en Rusia y China la oposición a la importación de productos genéticamente modificados ha llamado la atención. El rechazo ha llevado a los productores estadunidenses a entablar demandas contra las empresas.
Álvarez Buylla señaló que en un estudio en el que participó con científicos de todo el mundo se demostró que los cultivos transgénicos acaban con la agricultura local para darle el control a las grandes corporaciones trasnacionales sobre la forma de producción de alimentos. En Los datos que arroja Argentina en términos de devastación son sumamente preocupantes para México, en donde 39% de los alimento se producen en predios de menos de cinco hectáreas.
Nuestro país es un reservorio genético de gran trascendencia para la alimentación de la humanidad, no podemos despreciar que en esta región del planeta se originó el maíz y especies tan importantes para la alimentación de la humanidad como las calabazas, los frijoles, el chile, los jitomates, el aguacate, etc. Es fundamental preservar el territorio libre de transgenes, es imposible mantener zonas libres de transgénicos, si estos se liberan en México, rápidamente se dispersarían y contaminarían a todas las poblaciones.
La coexistencia es una falsa idea. Se tienen estudios con el algodón, el único cultivo transgénico liberado ampliamente en el norte del país, que muestra como los transgenes han llegado a parientes silvestres en el sur del país. Finalizó señalando que "Es fundamental que las instancias gubernamentales, cuya responsabilidad es la bioseguridad se dediquen a ello, en lugar de promover los transgénicos o ideas erróneas como la coexistencia".
Don Evaristo Polo, de la organización Unidad Indígena Totonaca y Nahua (UNITONA) denunció la amplia difusión de semillas híbridas de empresas trasnacionales en regiones de temporal en donde las semillas híbridas tiene pocas posibilidades de tener éxito y de adaptarse a las condiciones ambientales. La Cruzada contra el hambre esta trabajando para cambiar las costumbres de las regiones con alimentos extraños, con comedores que introducen alimentos del exterior y con la introducción de semillas ajenas que son de empresas trasnacionales. "Quieren que dejemos de comer nuestros alimentos y de usar nuestras semillas para hacernos dependientes de las empresas". Señaló.
Si adoptamos estas semillas en unos cuantos ciclos perderemos nuestras semillas. Por eso es urgente que retomemos el control de nuestras semillas y de nuestra alimentación.
Finalmente, Carmen Patricio de la Red Tsiri de Michoacán mencionó como en nuestro alimento básico que son las tortillas hemos sufrido un grave atentado pues la calidad de este producto ha ido a la baja en los últimos años. Por eso ella con un grupo de mujeres han logrado un proceso exitoso que parte por conservar las semillas criollas para producir las diferentes razas de maíz que hay en la cuenca del lago de Pátzcuaro y Zirahuen entre ellas el maíz azul para producir además de tortillas los diferentes alimentos como gorditas, atole, corundas, etc., de gran calidad que venden con mucho éxito como un producto sano.
Para ellas es muy importante la revaloración de la producción campesina y que los consumidores se involucren y conozcan las amplias posibilidades de producir alimentos sanos y de calidad desde el campo. En su caso han integrado a cerca de 20 mujeres que reciben un precio justo por su trabajo y que utilizan el producto del trabajo de los campesinos. El maíz azul que utilizan es reconocido por sus características nutricionales.
Carmen Patricio afirmó "Sólo la agricultura campesina podrá darnos de comer a los mexicanos con alimentos sanos y suficientes".


Boletín 06 ACM / 2014

Segundo informe semestral de la DEMANDA COLECTIVA MAÍZ

#1AñoSinMonsantoMx

  • A un año de la DEMANDA COLECTIVA MAÍZ siguen SUSPENDIDOS en México los permisos de siembra de maíz transgénico por la Acción Colectiva en defensa de la Biodiversidad Mexicana

  • Con el apoyo de Vandana Shiva y de Francisco Toledo la Demanda se fortalece y espera un debate amplio y sin conflicto de interés.

  • La demanda enfrenta 68 impugnaciones por parte de SAGARPA, SEMARNAT, Monsanto, Phi (Pioneer-Dupont ), Syngenta y Agrosciences la Demanda aún no se desahoga y la medida precautoria sigue vigente.

  • En sus alegantos Monsanto y sus aliadas mienten reiteradamente y cuestionan al Poder Judicial.

  • SAGARPA y SEMARNAT litigan a favor de las empresas pero reconocen suspensión jurídica.

Conforme lo marca el artículo 622 del Código Federal de Procedimientos Civiles, la Representante común designada por la Colectividad en la Demanda en contra de la siembra de maíz transgénico, Adelita San Vicente Tello, rindió informe semestral a la colectividad sobre el estado de la Demanda.

Recordó que Investigadores de primer orden como el Dr. Antonio Turrent, el Dr.Víctor Toledo y la Dra. Patricia Moguel, académicos, campesinos, indígenas, apicultores, defensores de derechos humanos como el Padre Miguel Concha, ambientalistas, artistas, representantes de organizaciones campesinas, indígenas, civiles, todos consumidores, seguimos festejando la decisión del poder judicial sobre la SUSPENSIÓN temporal de otorgar permisos para la siembra de maíz transgénico ya que la afectación del derecho humano a la diversidad biológica sería irreparable.

La Representante de la Colectividad dio a conocer el apoyo a esta iniciativa de la científica Dra. Vandana Shiva de India y del maestro Francisco Toledo quien con el entusiasmo y la creatividad que lo caracterizan ha manifestado su oposición, fundada en elementos científicos y ha convocado a reunir un millón de firmas a lo cual la colectividad se ha sumado. Por su parte la Dra. Shiva compartió la experiencia de su país donde los campesinos endeudados por la semilla se han suicidado.

El Lic. René Sánchez Galindo señaló que la demanda y la medida de precaución han sido objeto de 68 impugnaciones por parte de SAGRAPA, SEMARNAT, Monsanto, Phi (Pioneer-Dupont), Syngenta y Agrosciences y éstos, en 9 meses, no han presentado prueba alguna que contradiga nuestra tesis. Las instancias gubernamentales se han dedicado a litigar a favor de las empresas teniendo como política de estado favorecer la entrada de transgénicos al centro de origen de tan preciada semilla.

Dos tribunales federales, el Quinto Tribunal Colegiado en materia Civil del Primer Circuito, encabezado por el Magistrado Walter Arellano Hobelsberguer , y el Segundo Tribunal Unitario en materias Civil y Administrativa del Primer Circuito, conducido por el Magistrado Jaime Manuel Marroquín Zaleta, han resuelto que la posibilidad de violentar el derecho humano a la diversidad biológica de los maíces nativos, es razón legal suficiente para mantener detenida la siembra de transgénicos durante trámites del juicio colectivo. Así mismo, han definido que el derecho humano al medio ambiente es el derecho presente de las generaciones futuras; y que frente al interés particular debe tenerse en cuenta el interés de la sociedad.

La empresa transnacional Monsanto, conocida por su falta de ética, se atrevió a recusar al Magistrado Marroquín por emitir sus resoluciones pero sus cuestionamientos han fracasado en dos tribunales. Monsanto miente reiteradamente en sus argumentaciones. En los juicios de amparo dice que la demanda colectiva expone la probable afectación a nuestra diversidad de maíces nativos, cuando nosotros en realidad hablamos de que necesariamente se afectará nuestro derecho humano si los transgénicos se siembran en nuestro país. Lo más lamentable y que ya estamos impugnando, es que el Tercer Tribunal Unitario en materia civil y administrativa, reproduce la falsedad.

Por lo pronto, y en beneficio de nuestro DERECHO HUMANO a la BIODIVERSIDAD del MAÍZ NATIVO, se encuentran SUSPENDIDOS en todo el país, los permisos para siembra de maíz transgénico.

Informes:

Lic. René Sánchez Galindo Representante Legal de la Demanda de Acción Colectiva

Francia Gutierrez – 044 55 39226898

Nelly Muñohierro 044 55 54268700 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

#1AñoSinMonsantoMx


Boletín de prensa, 17 de septiembre de 2014


En Reunión Pública del Tribunal Permanente de los Pueblos se presenta la Demanda colectiva contra el maíz transgénico en México


El Estado Mexicano ha pasado de la simulación de protección de la diversidad del maíz al desvío de poder a favor de las transnacionales.
Solicitan prohibición permanente a la siembra de maíz transgénico y decretar que todo el territorio nacional es Centro de Origen y Diversidad del Maíz.
Las luchas se hermanan con un mismo fin: proteger al maíz y a la agricultura campesina.
El 17 de septiembre de 2014, se llevó a cabo una reunión pública convocada por el Capítulo México del Tribunal Permanente de los Pueblos y por la Colectividad que presentó una demanda colectiva contra la siempbra de maíz transgénico en México el 5 de julio de 2013. El evento se celebró en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, en la ciudad de México.
Carla Loyo, abogada acompañante de los procesos del TPP explicó ante los Garantes del Tribunal, Magdalena Gómez y Jorge Fernández, los miembros de la Colectividad demandante, los medios de comunicación y el público presente, la importancia del proceso generado con la presencia de este Tribunal internacional en el país, en particular la Audiencia Violencia contra el maíz, la soberanía alimentaria y la autonomía de los pueblos, y en este día la ampliación el expediente Simulación de la protección de la diversidad del maíz en México, presentado por el Grupo de Estudios Ambientales en preaudiencias y audiencia final de ese eje del TPP, en 2013.
Catherine Marielle, del Grupo de Estudios Ambientales y partícipe de la Colectividad demandante, explicó: "Ahora tenemos elementos adicionales suficientes para demostrar que el Estado mexicano ha incurrido en un flagrante desvío de poder al litigar en favor de los intereses privados de las corporaciones transnacionales por encima del bien común, del interés colectivo de los pueblos y del deber de protección de la biodiversidad del maíz en su centro de origen y diversificación continua, conforme a sus obligaciones nacionales e internacionales".
René Sánchez Galindo, de Colectivas AC y representante legal de la Colectividad, recordó las características y el objetivo jurídico de la demanda en contra de la Sagarpa y la Semarnat, en su calidad de autoridades responsables de otorgar los permisos de siembra de OGM y de emitir los dictámenes –favorables o negativos- sobre las solicitudes de siembra experimental, piloto o comercial de OGM, respectivamente; y de Monsanto, PHI México (filial de Pioneer-Dupont), Dow AgroSciences y Syngenta, en su carácter de solicitantes de permisos.
"Gracias a la medida cautelar dictada por el juez el 17 de septiembre de 2013 todos los permisos para la liberación o siembra de maíces transgénicos en todo el país se encuentran suspendidos por mandato judicial. Se trata de una medida sin precedente en el país que sigue surtiendo efectos", afirmó.
Sin embargo, las instancias de gobierno y las empresas mencionadas han promovido un total de 73 impugnaciones en contra de la Demanda y la Medida Precautoria, hasta el 17 de septiembre de 2014; entre recursos de apelación, revisión, revocación, recusasión y amparos.
El Quinto Tribunal Colegiado en materia civil del Primer Circuito que resolvió una de las múltiples impugnaciones sentenció que "El Derecho al medio ambiente sano es el Derecho Presente de las generaciones futuras". Así quedó claro que nuestra Acción Colectiva busca proteger no sólo el derecho de los mexicanos actuales, sino el de los futuros, aclaró Sánchez Galindo.
A su vez, Don Miguel Concha, Director del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y partícipe de la Colectividad, solicitó la intervención del TPP para recomendarle al Estado Mexicano que "decrete que todo el territorio nacional es Centro de Origen y Diversidad y en consecuencia establezca un régimen efectivo de protección especial del maíz y se establezca una prohibición permanente de siembra del maíz transgénico".
El Dr. Antonio Turrent, Presidente de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y parte de la Colectividad, resaltó que México puede recobrar su soberanía alimentaria sin maíz transgénico y con base en la agricultura campesina.
Finalmente, Adelita San Vicente, Directora de Semillas de Vida y representante común de la Colectividad señaló que hoy es un momento histórico pues nos acercamos diferentes colectividades que luchan por un fin común: mantener a México libre de transgénicos y preservar la agricultura campesina que es amenazada por esta tecnología. "La suspensión de permisos para siembra de maíz transgénico, junto a los de soya transgénica, es un triunfo de las y los campesinos que unidos a la sociedad organizada, han luchado por preservar los territorios libres de las amenazas que pretenden excluirlos y despojarlos, y que nos siguen alimentando de manera sana a lo largo de los siglos."


© {2007} Fundación Semillas de Vida.